Para algunos pacientes acudir a la consulta odontológica no es siempre agradable, provocándoles una especie de ansiedad y en algunos casos vergüenza, debido a la incomodidad por la intervención invasiva que se debe hacer, ya que la boca es una zona muy sensible.